miércoles, 31 de diciembre de 2008



















Que en el 2009 muchos corazones le entonen un gran sí a la paz, sin bemoles y sin reparos, con entrega y convicción